jueves, 6 de abril de 2017

Complices

Miradas furtivas en medio de la gente que solo ellos notan.

Palabras cruzadas que llegan muy dentro.

Pequeños besos sin aparente significado.

Un roce de piernas debajo de la mesa.

Un sentimiento de bienestar cuando esa otra persona aparece.

Una palabra de aliento que reconforta cuando todo va mal

Dos manos casi tocándose cuando todo el mundo mira pero no ven.

Pasear despreocupado al lado del otro sabiendo que está, que se quedará.

Sonrisas cuando en la cabeza aparecen recuerdos de lo vivido juntos.

Planes de algo más.

Pequeños gestos que solo ellos saben el significado.

Saber que se sueñan y añoran con intensidad.

Poder gritar y desahogarse teniendo una respuesta.

Cuando no se tiene miedo a perder.

Compartir, intimidad, seguridad, cariño, respeto son cabecera.

Querer que se pare el tiempo.