viernes, 11 de diciembre de 2015

Cosas que me hacen sonreir y vivir en mi nube


Andar descalza por la orilla en invierno en mi sitio favorito Moaña.

Los besos robados.

Mis A todo ello, pero sobre todo sus risas, sus besos y sus abrazos.

El café de las 6 de la mañana sola.

Mi serie favorita.

Leer. Casi da igual el qué, me leo todo lo que llega a ms manos.

Ver fotos "antiguas".

Cambiar de comunidad a lo PSF.

Las risas y charlas y demás con las chicas de Oro y las de la Cruz Roja.

Madrugar y que todos sigan durmiendo.

Mi conciencia, Carlos.

Mi BB, esto es un capítulo aparte porque probablemente sea también una adicción

La paciencia de mi madre y su cara de resignación con media sonrisa cuando me mira.

Las llamadas y mensajes inesperados.

Las escapadas.

Los reencuentros.

Las celebraciones Álvarez.

Los encuentros de familias adopción y acogida, son una fuente de buen rollo increíble.

La música en el coche mientras conduzco, alta muy alta.

Saber que tengo a mi lado al mejor del mundo.

Y tu cuando me respondes con una sonrisa.

 

Feliz Viernes

martes, 24 de noviembre de 2015

El Beso

ELLA

No me lo esperaba. Yo hablando sin parar de mi última conquista y de repente se acercó y me besó.
Aunque fue un beso decidido en el mismo momento de juntar sus labios con los míos dio la sensación de arrepentimiento, pero no dejé que se echara atrás.

Me gustan los besos y de alguien a quien quieres sea cual sea la manera. Un beso de cariño gusta.

Pero y ¿después?

Después hay que esperar que la confianza y el respeto ganen al no y a la incertidumbre.

-Lo siento, me apetecía, dijo muy bajito.
-No te disculpes. No hay nada que perdonar, me ha gustado; aunque no debería repetirse eres mi amigo y te quiero, pero…
-si ya solo como amigos ja ja ja ja .
-ja ja ja . Si ya sabes en qué punto estoy, hace unos meses, a lo mejor ahora no.
-Pues brindemos por ti, por mí, por un nosotros que pasó.
-Gracias Querido, ¿Qué haría yo sin ti?

La noche siguió tranquila, no había tensión, pero si algo, no sabría decir que. Subimos a casa en silencio, muchas copas, mucha conversación, mucha complicidad.

-Buenas noches que descanses
-Igualmente y no intenta...

-Quiero que vuelvas, ¿te vale con eso?
-Si, por supuesto.


EL

Ella me hablaba de su última conquista sin parar. Ya sabía mucho de los detalles porque nos pasamos horas chateando, contándonos de todo, pero verla hablar, reír, tocarse el pelo y hacerlo con tanta soltura, me dejaba noqueado.

Podría pasarme horas escuchándola, siempre tiene algo interesante que contar.

Se tanto de ella. Se lo que significan sus tics, tus frases hechas, sus caladas de cigarro, y sus múltiples risas, cada una significa algo diferente.

Era el momento.

Me acerque sin pensarlo a sus labios. Y en ese momento me arrepentí, intente echarme para atrás pero ella me correspondió devolviéndome beso.

Se separó y sonrío, así, sin más.

Y ahora es el momento en el que sabes que no deberías haberlo hecho , pero ella tan tranquila te dice que le ha gustado, aunque no es el momento , y es probablemente el rechazo con mejor sabor de boca.

Ella es así.

Continuó la noche con sus risas, sus copas, sus confidencias. Una gran noche.

No podía irme a dormir sin disculparme de verdad se lo debía, o eso creía yo. Y cuando me armé de valor para hacerlo, me interrumpe.

-Quiero que vuelvas, ¿te vale con eso?
-Si, por supuesto.

martes, 17 de noviembre de 2015

Un Adiós

Después de tantos días me di cuenta de que ese beso, ese último beso, fue de despedida.

Se acercó y me beso suavemente, se alejó y volvió de nuevo a besarme más fuerte, más intenso, con más pasión y se retiró.

Cerró la puerta diciendo adiós y por la ventana le vi acercarse la mano a los labios, besarse dos dedos y lanzarlos al aire.

Su cara era enigmática, sus ojos brillaban y en su boca no había ningún gesto. Todo esto no tuvo sentido para mi hasta hoy, donde todo se desvela.

No debíamos esperar nada el uno del otro, era una cosa sabida, hablada, clara. Pero algo en mí no lo debía tener tan claro por qué ha traicionado mis pensamientos y principios haciéndose ilusiones de... la NADA.

Solo me quedan recuerdos que con el tiempo se irán diluyendo en la memoria y será entonces mi adiós definitivo.

domingo, 15 de noviembre de 2015

¿Y ahora, Qué?


Todavía no han pasado dos días, pero sigo estando aturdida, triste, abatida, desconcertada.
Nunca he escrito sobre lo que pasa en el mundo , pero esta vez lo hago pero por egoísmo necesito soltar lo que tengo dentro.


Me pregunto que culpa tienen aquellos que perdieron su vida el viernes noche , y claro no obtengo respuesta, por que no la tiene. Me pregunto por qué nos, me incluyo aunque no lo haya hecho, hemos cambiado nuestras fotos de perfil de nuestra vida 2.0, y lo entiendo a medias, aunque me parece perfecto que lo haga cualquiera.

Y así llevo dos días dándole vueltas a la cabeza, sobre que hago yo, y si quiero hacer algo por las personas asesinadas por una panda de descerebrados que solo atienden a la violencia como medio de conseguir o intentar conseguir algo. Para mi no son otras cosa. No hay justificación ninguna.

¿Cuanto me va a durar el estupor por esas muertes? Cuanto me duró la indignación, la pena y la rabia por... las niñas nigerianas de boko Haram, los refugiados, las diferentes guerras que salen a diario por las noticias, las mujeres asesinadas por sus parejas, los abusos a menores en la mitad del mundo?

Donde coño vivimos para que después de toda esta mierda no haga nada.

Entonces pienso si debo ser tan dura conmigo misma, o con los que me rodean, si pienso que ellos están en mi misma posición.

y después de creer que soy un monstruo, miro a mi alrededor y veo a  unos hijos a los que quiero dejar un mundo mucho mejor del que tenemos ahora y repaso que hago en mi día a día para hacer algo por lograr mi sueño de un mundo mejor.

No estoy escribiendo esto para echarme flores y quitarme la mala conciencia, lo estoy haciendo para que no se me olvide que tengo mucho más por hacer, que dentro de mis posibilidades debo procurar si de verdad lo siento y lo creo luchar por un mundo mejor.

Suena muy bien pero, que difícil es hacer algo por alguien que no seamos nosotros mismos.
el ser humano es egocéntrico y egoísta, y yo como buena humana también; si no es algo de lo que esté orgullosa pero es así y lo asumo.
y a partir de esta premisa , quiero comprometerme conmigo misma, a moverme, a no quedarme quieta, no se como ni de qué manera, pero si quiero hacer de este ahora mierda de mundo algo mejor, o me muevo o nadie lo va hacer por mi.

No voy a defraudarme, no , estoy decidida.

domingo, 8 de noviembre de 2015

12 Años


Si, doce años de vida juntos. En los que hemos aprendido a convivir, a compartir, respetar, aguantar, querer, amar, disfrutar,decidir, caer, levantarse. Todo estoy y más, pero JUNTOS.
No me imagino un futuro sin ti, no quiero prescindir de ti a mi lado. Contigo todo es más fácil, soy yo siempre, se que me quieres, me apoyas, me complementas, yo más yo que nunca.
Ser madre a tu lado es fácil, por que ni estoy ni me siento sola, que nuestros hijos tengan un padre como tu es un privilegio para ellos, para mi, aprendo tanto de ti.
Te echo de menos cuando no estas conmigo, miro el reloj todos los días esperando que llegue la hora para verte cuando llegas de trabajar, me encanta dormir a tu lado, mirarte y saber que quieres, que piensas.
El tiempo nos ha mejorado como pareja. Todo ahora es mejor, y lo que nos queda amor...
Te quiero. Felicidades. 

domingo, 1 de noviembre de 2015

Podría


Me había imaginado su cuerpo desnudo de espaldas a mi mirando por la ventana, pero verla así en mi casa, relajada con la situación como si fuera algo habitual, era mejor mucho mejor que lo soñado.

-Hola, ya estas- me dijo giráPdose y con una maravillosa sonrisa en la boca. 

Ella siempre sonríe.

Me descoloca, es tan segura de si misma y se muestra tan ella, que me hace pensar que no es real, que esconde algo.

Se acerca a mi sin dejar de mirarme a los ojos y me besa, primero un beso pequeño, corto, ligero, después uno con mucha intensidad.

-Te cojo un cerveza ¿vale? Me das sed Ja ja. Y girando sobre si misma se dirige a la cocina contoneándose sabiendo que la miro embobado.
Vuelve, mirándome y sin dejar de sonreír me toca y se sienta a mi lado. 

Da un sorbo a la cerveza y empieza hablar como si nos estuviéramos desnudos, como si no hubiéramos disfrutado de nuestros cuerpos durante horas.

 En ella todo es natural. Todo pasa sin que te des cuenta, es sencillo, no tiene dobleces, se disfruta.

Creo que podría acostumbrarme .


sábado, 24 de octubre de 2015

Esta tarde

Unos cuantos cigarros, tres hojas a medias, un millón de tachones , ideas que no eres capaz de escribir aunque en tu cabeza están muy claras, y un montón de toquecitos al móvil a ver si hay algo nuevo.

De fondo la olla pidiéndome que la apague, la lavadora haciendo un ruido infernal y la televisión está demasiado alta.
¿Será por eso que no puedo concentrarme? ¿Por qué me es tan difícil escribir mis pensamientos, mis deseos? ¿Qué me bloquea?
Yo, yo sola que no tengo el suficiente coraje para expresar lo que quiero.

Quiero sus manos recorriendo mi cuerpo, quiero sus besos apasionados quiero sus miradas intrigantes, sus silencios eternos , quiero tenerlo a mi lado.
Eso es.

sábado, 29 de agosto de 2015

Y otro año más

‎Y otro año más. 
Más mayor, más consciente, más tranquila, más responsable, más rubia, más YO.
Y no estás, y te echo de menos.
Te echo de menos todos los días, pero hoy... quizás demasiado.
Solo tu sabias cómo hacerme especial un día como hoy.
Solo tu eras capaz de entenderme los 365 días al año. 
Solo tu sabias cómo era.
Solo tu me querías tal y como era.
Sueño contigo y me encanta,  te recuerdo y lloro de felicidad.
No quiero olvidarme de tu cara, de tu voz de tus manos. ¿Por qué las echaré tanto de menos?
Pero hiciste tan buen trabajo conmigo, que todo tu está en mi y eso me hace tan feliz y así es más fácil vivir.
Siento que te pierdas mis cumpleaños y también mis días buenos y mis días malos, pero tranquilo no te preocupes, no se me está dando mal salir adelante, ¿sabes la cantidad de gente que tengo a mi lado y me quiere? Y todo te lo debo a ti. Te quiero.
Ah! Y Feliz cumpleaños a MI 



viernes, 21 de agosto de 2015

No somos mejor que nadie


Lo primero de todo decir, escribir, que no señalo a nadie pero espero vuestra reflexión.

Dentro de poco más de 1 mes hará un año que A. Pequeña llegó a casa. Ha sido un año difícil, intenso, y maravilloso pero...


     No soy mejor que nadie, no estoy haciendo una buena labor, no tengo un corazón inmenso, no soy una persona maravillosa  ¡NO!
     Soy una mujer con una vida plena y feliz, que un día pensó en hacer algo por los que no pueden hacerlo solos, en este caso menores. 
      Es fácil yo tenía una familia y un menor necesitaba una familia, y ya. 

       Mientras el esté en MI familia será mi hijo, para lo bueno, amor, protección atención, seguridad, vida y para lo malo, esta madre "bruja" que espera estar haciendo un papel más o menos bueno ;). 

Pensad, ¿ soy vosotros peores por no hacer eso que os parece tan maravilloso en mi? Rotundamente no. 
Mi familia y yo somos así felices, ya está no hay que darle más vueltas, ¿es duro? ... claro, no es menos duro crear una familia "standard" y sacarla adelante, pues entonces sois tan maravillosos como nos.

GRACIAS por leerme y ¡¡oye!!, quizás si lo pensáis, vosotros también sois una familia que "cuadra" con un menor que busca una familia.

Enamorada de mis "A"

viernes, 7 de agosto de 2015

SONREÍR




Hay razones para hacerlo. Sí, no valen excusas, mira a tu alrededor unos minutos, repasa tu día hasta este momento y encontrarás tantas cosas por las que hacerlo.

 

Sonrío porque hoy es mi último día de trabajo antes de las vacaciones.

Sonrío porque me he despertado con un beso.

Sonrío porque mi hijo mayor me dijo ayer 30 veces que me quería.

Sonrío cuando el tío Juan me manda fotos de mi hijo pequeño sonriendo.

Sonrío por que anoche cené con amigos y disfrutamos.

Sonrío porque mi madre me llama y me dice que tiene ganas de verme.

Sonrío cuando mis "amigos" virtuales me responden y ponen me gustan a mis diversos estados o me hacen un FF especial.

Sonrío porque hoy coincidí con un antiguo compañero

Sonrío porque he desayunado con gente que me importa.

Sonrío porque me miro al espejo y me encanta lo que veo

Sonrío porque pasado un tiempo pienso en él y duele menos, solo van quedando los recuerdos buenos.

Sonrío porque mis viajes al trabajo en ruta son entretenidos.

Sonrío por que los míos están bien de salud.

Sonrío por tantas y tantas cosas que necesitaría 2 o 3 post para contároslo pero no hace falta, ahora sois vosotros los que necesitáis saber por qué sonreís.

 

FELIZ DIA QUERIDOS.

domingo, 19 de julio de 2015

¿Queriendo?


No consigo concentrarme. No puedo dejar de buscarte, de mirar hacia el pasillo esperando a que aparezcas.
Estás ahí lo se, aquí conmigo entre estas cuatro paredes, pero no estás a mi lado. Te necesito más cerca.
Tu contacto me clama, me relaja, me transporta a mi nube.
Esta necesidad de contacto no disminuye, aumenta por cada minuto de la vida que compartimos. Es irracional, creciente y peligroso si dejo que me invada.
Pero no se si quiero pararlo.
Por que necesito más, más que tu más que todos. No me vale lo que al resto te quiero siempre a mi lado, toncándote con la punta de los dedos no más lejos.
¿Es enfermizo? Si, lo se. Pero me da igual.
En que momento el amor y el cariño que te tenía se ha vuelto obsesión. 
Todo a mi alrededor eres tu, eres el centro de mi vida, tu ocupas todos y cada uno de mis pensamientos. 
¿Qué me has hecho?
Y entonces me despierto y me doy cuenta que dejarse llevar es fácil; que lo difícil es querer de verdad sin miedos, sin atar, sin juzgar, solo dando amor, respeto, confianza.
Y así estoy debatiéndome entre que dos formas te querré hoy.‎

viernes, 29 de mayo de 2015

Soy Madre



Cuando me convertí en madre no lo hice de la manera más habitual, tradicional, como queráis llamarlo y eso implica algunas cosas diferentes en la forma de sentirse madre, al principio sobre todo. Ahí va mi explicación.

Yo no tuve 9 meses para "hacerme" a la idea que tendría un hijo, fueron algunos más, pero sin presión alguna, no tenía fecha fin, ni tenia dolores ni cambios en mi cuerpo ni nada.

Cuando lo ves por primera vez es chocante por lo menos, en mi caso no era bebe, era un peque de año y medio, al que dos extraños le querían coger  y al pobrecito no le hacía mucha gracia.

No estas con tu familia en ese momento, estábamos a un montón de kilómetros de casa en un lugar con conocido.

Quieres querer a ese niño que es tu hijo, pero todavía no lo quieres, aunque tengas una ganas locas de protegerle y hacerle sentirse bien a tu lado, darle cariño,  seguridad.

Con todo esto, sentirte madre es algo que va creciendo en ti a medida que pasa el tiempo juntos. Los vínculos se hacen día a día con cada experiencia vivida.

Mi momento, ese en el que fui consciente que era la madre de mi hijo y con ello la certeza que eso me cambiaría para siempre fue un día en el medico. No se cuánto tiempo llevaba en casa pero se perfectamente cómo y en qué momento pasó.

Era habitual los primeros meses pasar un montón de controles médicos para asegurar que todos estaba bien y tener bien controlados los problemas médicos de Abe. Tuvimos muchos análisis de sangre, cosa muy desagradable para todos pero para los niños pequeños creo que más, ellos no saben que pasan y se sienten desbordados.

Las primeras veces Abe lloraba desconsolado y yo sentía una pena tremenda porque no había consuelo para él. Pero un día mi peque desesperado por las "perrerías" que le hacían grito mamá, y yo me paralice, empecé a llorar y mi parte MADRE solo quería sacarle de allí para que no sufriera, menos mal que esa parte madre es adulta y sabe que los médicos son parte de la vida y que están para ayudarnos.

En ese momento mi cuerpo y mi mente ya estaban coordinadas ya estaban en el mismo punto, todo junto en ese instante hacían de mí su madre, y entre llantos de los dos, besos "curativos" y la mirada atónita de las enfermeras era la mujer más feliz del mundo.

Y todo estoy volvió ayer a mi mente cuando fuimos a una prueba rutinaria y tuvieron que pincharle para dejarle una vía.

Miedo, orgullo, felicidad y amor incondicional, todo junto sentía mientras que miraba a mi chico grande pasar por algo difícil para el los médicos.

Vamos, como todas las MADRES.

Feliz viernes.

viernes, 22 de mayo de 2015

ELLA



Y yo que  pensaba que sería algo pasajero, que en cuanto cruzase un par de palabras con ella, se me pasaría. Pero no cuanto más hablo con ella más enganchado me tiene.

¡Joder! pero si no encaja conmigo.

Su sonrisa, eso fue lo primero que me hizo fijarme en ella. Amplia, sincera, permanente. Sé que no es mi tipo, no es una persona en la que fijaría, pero con el ese descaro con el que habla, esa forma de expresarse hace que no puedas dejar de prestarla atención cuando está cerca.

Es diferente a las otras mujeres con las que me he cruzado, y me hace plantearme cosas que jamás había pensado.

Mi vida ordenada, tengo que reconocer que ya no lo es tanto desde que me sorprendo pensando en buscarla, hacerme el encontradizo, pensar en escusas que me permitan llamarla o mandarla un mensaje.

 

¡Que me está pasando!

 

La seguridad que tiene en si misma te deja descolocado, ella se gusta tal y como es y en ese momento es cuando te das cuenta de que  deprende una luz especial y se contagia todo a su alrededor. Sabe provocarte, porque se gusta y eso hace que nos guste a los demás.

No tiene miedo a decir lo que piensa, a rebatirte algo si cree que no llevas razón, o mantener una conversación serena sobre cómo ve la vida; y entonces tú quieres ver y vivir la vida también la vida así.

En qué momento pase de pensar ¡Qué chica más maja! a ¿Por qué narices no puedo dejar de pensar en ella?

Y ahora que ya tengo todos los esquemas rotos y que por fin se lo que quiero, solo me falta tener el valor suficiente dar un paso adelante.

¿Cuándo? Eso, me lo estoy pensando.

 

miércoles, 15 de abril de 2015

Predicar con el ejemplo

Es muy difícil lo se, pero por que ni siquiera nos planteamos intentarlo.

 

Hoy estoy quemada, como "coceto" general.

 

De verdad ,se nos llena la boca hablando de más , criticando y poniendo en duda la forma de actuar de los demás, pero muchas veces, no  nos damos cuenta de que hacemos exactamente lo mismo, más veces de las que nos gustaría si nos viéramos desde fuera.

 

Educamos o queremos educar a nuestros hijos en el respeto, la tolerancia y otros muchos valores, que machacamos sin darnos cuenta unas cuantas veces al día. Que conste que yo lo he hecho y a veces me sigue pasando, pero al ser consiente de que cometo errores intento no repetirlos, por que es muy difícil pedirle a los peques que no griten y a los dos minutos decirles tu a gritos que recojan la habitación que tenemos prisa, o cualquier otra cosa; y perdonad pero no somos perfectos y lo hacemos aunque no nos guste.

 

Pero ya cuando encima, gracias a las maravillosas redes sociales a las que yo personalmente acudo a diario y lo sabéis todos, algunos ponen todo su malestar, por decirlo suave,  en cosas criticables o no desde mi punto de vista , que no tiene por que ser el bueno, pero que luego ellos repiten como si nada , ya me toca las narices.

 

No quiero lecciones yo no las doy, como mucho a mis amigos y si hay confianza suficiente opiniones y de vez en cuando discusiones muy constructivas, por cierto.

 

De verdad un poco de sentido común antes de abrir la boca y repito soy la primera que tropiezo pero no por eso voy a dejar de intentar dejar de tropezar.

 

EA! Que ya me he desahogado por hoy.

 


jueves, 26 de marzo de 2015

Silencio


-No me mires así. Si no eres capaz de de mantener la boca cerrada, sal de la habitación.


-No quiero irme, estaré callada te lo prometo.  Silencio-¿Es necesario que te vayas ahora? Yo sola no puedo. Silencio ¿Nos vas a contestarme? ¡Sonia! Te estoy hablando

-Si no consigo que tú estés callada, lo estaré yo. Silencio Hoy no quiero discutir.

-Siempre consigues salirte con la tuya ¿Verdad? Silencio  Silencio -¿Por que me haces esto?

 

-No te equivoques, te lo haces tú. Eres tú la que no se respeta, ni a si misma ni a los demás. Silencio ¿Te has parado a pensar un segundo, que la que se va soy yo?  

 

-¿Ves? Crees que todo en esta vida gira a tu alrededor. Silencio No puedes decirme que yo soy la culpable. Te vas, tú me abandonas.

 

-Ja,ja ja. ¿Abandonarte yo a ti? Hubo una época en la que pensé que no sería capaz de vivir sin ti, y un numerito de esto me hubiera echado para atrás, pero no, ya no. Silencio  Ni tus chantajes harán que cambie de opinión.

 

Silencio  -No piensas decirme nada, quiero una explicación, ¡¡¡¡te lo exijo!!!  Silencio ¡Vamos! Di algo.

 

Silencio -Te quise, Te querré, te quiero, pero no a la persona que tengo hoy, ahora en frente, no; A esa no la reconozco. Adiós

 

Silencio

 


martes, 24 de marzo de 2015

Hoy, esto es lo que toca


Cuando alguien al que quieres muere, dicen que pasamos por muchas fases el duelo, negación, ira, dolor, aceptación.  
No se exactamente si he pasado por todos esos estados, me he quedado en alguno o no llegaré a ellos, pero soy diferente de la Maria de hace 6 años. 
Para mi sigue siendo un suplicio saber que mi padre no está conmigo, ni me volverá a llamar por teléfono, ni podrá achucharme, ni tener conversaciones geniales, ni nada de nada. El no está, es lo único que tengo claro, bueno eso y que duele, no siempre igual ni con la misma intensidad  pero estará ahí.
También es verdad que lo llevo a mi manera y esa es recordarle en vida diaria por lo que si tengo es lo que me enseñó, y es tanto que es imposible no hacerlo.
Estaría feliz sabiendo que somos mucho, yo diría todos los que le conocieron, los que se acuerdan a diario de el por qué fue tan intenso que ha dejado huella.
Así que hoy me acordaré mucho de él con una sonrisa inmensa, para que este donde este la vea.
TE QUIERO PAPA
:) :) :) :) :) :) :) :) :) :) :) 
¿Lo ves? Seguro que si 


jueves, 19 de marzo de 2015

Seis meses


Hace poco más de un año, en el sofá José y yo comentábamos los últimos días de los cursos de acogimiento, y con ello, que deberíamos estar preparados para el fin de la tranquilidad. ¿Por qué? Pues por que A grande siempre ha sido muy tranquilo, después de pasada su época de rabietas; y ahora se respiraba serenidad y silencio en casa, por lo que era previsible que si llega un nuevo peque a casa la cosa cambiaría. Y estábamos deseando "complicarnos" la vida de esa manera.
Y claro que lo hizo, la adaptación fue muy dura, no por A pequeña, que es un niño bueno y cariñoso, si no por que la entrada de un nuevo miembro a la familia ya formada, suponen cambios, por nuestra parte y por supuesto por la del recién llegado, que el pobre sin comerlo y sin beberlo se ve metido en una familia que él no conoce, que él no ha elegido y encima no sabe por qué.
Entonces los primeros meses, de esto va a hacer seis, fueron todo lo contrario a la tranquilidad acostumbrada.
A pequeña venia sin normas, comía bastante mal, solía dormir acompañado y con muchas pesadillas, la palabra no, ni la conocía, ni sabia lo que significaba, ni le interesaba, cosa normal con 3 años por otra parte si no hay referencias.
Poco a poco las normas fueron algo fácil de seguir, con bastante más esfuerzo consiguió comer casi de todo y sin fiesta diaria, ya me entendéis. Lo de dormir costo un poquito más, los miedos son irracionales y cada uno necesita su tiempo, pero ahora es un niño grande de 4 años que duerme solito y del tirón. Y aprendimos a frustrarnos con los noes y a seguir adelante con una sonrisa. Todo en tiempo record.
Y ahora, hoy , el día del padre en casa se respira tranquilidad, cada uno tiene su sitio, disfruta de su espacio solo o en compañía del resto de la familia, todo funciona. Hay días malos, pero de cada uno de nosotros como en tooodas las familias y hay tantos días buenos, que estoy convencida que haber decidido formar parte del mundo del acogimiento familiar es una de las mejores decisiones que hemos tomado nunca. 

lunes, 9 de marzo de 2015

Un mal día. ¿No os ha pasado nunca?

Lo malo de conocerse tanto, es que en días como hoy sabes que acabarás mal o muy mal, si, no hay término medio. 

Llevo días rara, "impertinente", que dicen mis amigas del norte, no hay nada realmente malo a tu alrededor, pero tienes la sensación que el mundo, los Astros, Dios, o quien tu mente imagine, cuando miras al cielo está en contra tuya. Y así me había levantado yo...

 

Como soy una persona que vivo en familia no puedes aislarte así como así, decidí pasar mi mal día, en modo "ameba", a saber, intentar pasar lo más inadvertida posible pero con niños, marido y en fin de semana complicado pero yo me lo habría propuesto, a cabezona no me gana nadie y oye iba a conseguirlo.

 

Los buenos días de rigor, por eso de no ser maleducada, desayunos, lavadoras; que maravillosos son los domingos, comidas para la semana. Todo transcurría bastante bien a pesar de mi cara, que según la mirada de mis chicos muy buena no sería, hasta nos fuimos a dar una vuelta con amigos y una cervecita pensando que lo peor había pasado. Pero no.

 

Tengo tendencia a acumular pensamientos dañinos, frases inacabadas y conatos de cabreo, y como eso de guardar sin necesidad no está bien, porque por la tontería más grande del mundo, hoy era un trozo de pan, si, un trozo de pan, intentas volver a acumular y terminas estallando, una pena, pero empiezas y no puedes parar.

 

Que si estoy de muy mal humor, ¡Que! ¿no ves que llevo todo el día evitándote para no tener una bronca?¡Que! ¿por qué no preguntas antes de hacer las cosas? Que no me soporto ni yo, así que vete antes de que diga una inconveniencia. y para rematar suelto,... Que estoy harta de esta mierda de vida que tengo.

 

Y después de soltar esa bomba yo me quedo tan a gusto solo por dos segundos no creáis que dura más el alivio, pero la cara de la otra persona es de, ¡madre mía! ¿tan malo es todo lo que vivimos juntos?.. Y no, no es tan malo, pero hoy todo es malo a mí alrededor.

 

Mientras mirando al suelo pienso que la he cagado pero bien, oigo la puerta y se ha ido. Normal, si a mí me chillan así también lo haría ¿no? Pero en menos de un minuto mientras pienso como arreglar el estropicio suena de nuevo la puerta y ahí esta él con cara de circunstancias e intentando hablar para culparse de todos nuestros males, de todos mis males.

 

Pero no puedo dejar que lo haga, ains si yo solo necesito estar con él más tiempo, tengo dependencia, siempre la he tenido. Si él está a mi lado yo puedo con todo, pero claro, no puede estar conmigo ¡Toooodooo! el día, tiene un trabajo, una empresa, una responsabilidad y yo lo que tengo es un mono de él que no me tengo pero que con la edad que tengo debería superar pero oyes, me cuesta ¡eh!

 

Entonces me mira y le digo exactamente eso, que cuando no está cerca de mi todo es más difícil, que me faltan horas al día para estar con él, que sé que no debo pedírselo porque es muy egoísta por mi parte pero lo quiero todo para mí, todo el día. Y ahora es cuando entiendo a mi padre cuando decía, no quiero que crezcáis, os tendría en una vitrina encima del piano para teneros siempre conmigo. Lo del piano debe ser algún trauma infantil, en casa nunca hubo piano.

 

Y aunque el día se presentaba muy muy duro y difícil, explotando tal y como intuía nada más levantarme también conseguí saber lo que me pasaba, y decirlo en alto terminó por poner en su sitio un domingo que se preveía negro en uno de  familia junta, pegadita a él.

Te quiero amor, qué paciencia tienes.



--

Maria


lunes, 26 de enero de 2015

Y la vida cambia


‎Hace poco más de cuatro meses me dirigí a servicios sociales a buscar a un menor que necesitaba una familia de acogida llevábamos 2 días en casa esperando pero finalmente fui yo a recogerlo.
Me metí en una sala con un técnico, un niño de 3 años con muchos rizos y un montón de juguetes. Y ahí de alguna manera que no sabría explicar conseguí "metermelo" en el bolsillo diciéndole que en mi casa había Muuuucho coches, para que el jugará, bajamos a mi coche y nos fuimos.

Desde ese día mi vida, nuestra vida, ha dado un giro total, no sólo lo típico, uno más de tres a cuatro, que se nota más de lo que parece. A. ha conseguido superar muchos de sus miedos, se ha amoldando a esta familia, hemos aprendido a escuchar, a observar, a acompañar y a dar cariño incondicional a un pequeño que no entiende que es esto.

Por qué tiene dos familias, por qué solo de vez en cuando puede ver a su mama, por qué el no puede decidir sobre su futuro, por qué esta madre pesada de prestado, le hace comer cosas, que ahora le gustan, y por qué le quiere sin más, por qué el no puede decidir, ni seguir haciendo lo lleva haciendo casi 4 años. 
Es un campeón que lucha día a día por "sobrevivir" a esta nueva vida impuesta, que ha conseguido robarnos el corazón, y que siempre tiene un beso, en abrazo un te quiero para nosotros.
Hay días duros, hay días malos, y hay días peores. Pero... hay taaanto bueno en el y en nuestra vida juntos, que repetiría una no, mil veces.
Gracias petardito por ser como eres.
Te Queremos


viernes, 23 de enero de 2015

CONTROLANDO IMPULSOS

Si, yo. 


Puede parecer fácil pero para una persona que se expone y que le gusta exponerse , ponerse un puntito en la boca a veces es muy difícil.

 

Pero oye, ya soy mayorcita y como decía mi padre "en esta vida lo mas difícil es ser coherente" pues claro cuando tomas decisiones hay que tomarlas con todas las consecuencias.

¿Que es duro decidir? SI,  ¿pero que es más duro y doloroso no hacerlo? TAMBIÉN.

 

Pero cuando tomas una decisión hay que saber que dolerá, que será difícil en ocasiones, pero a la larga te libera de algo que no te pertenece a ti, y cuando llegas a ese punto puedes decir, que aunque doliera hiciste tan bien.

 

Y este tiempo llega en el que te das cuenta que por qué tardaste tanto en decidierte. Y tu mismo te contestas, por miedo, esperanza… pero algo que tiene el miedo a lo que sea de fondo no es bueno.

 

Ahora mi decisión decide por mi, por que me tome mi tiempo para hacerla "ley" y me he liberado, y se lo que hacer cuando algo no me gusta o me incomoda. Ahora no hay miedo, hay tristeza o pena quizás, pero también se pasa.

 

Estoy orgullosa de mí, muucho (¡cómo me quiero!).

 

Feliz finde QUERIDOS